Son tan frágiles como parecen, si quieres tener uno de estos arácnidos, ten en cuenta sus necesidades.

Compartir: